;

Seguidores de la Revista

martes, 24 de noviembre de 2009

Marina C. Kohon, Bahía Blanca, Argentina


.
.
.
.
.
.
.
I

El Oráculo videncia:
los sueños exigen una tregua.

II

El amor es una hiedra que reclama,
la rebelión encenderá el fuego.
(es que mis voces se han cansado)

III

Su adaptabilidad salvará los sortilegios.
Busque el cobijo de las hojas
(Las hojas en blanco me hacen sangrar las manos)

IV

Retorne al barro de su infancia
Lea los presagios en las huellas.

V

(Odín tronchó los atajos
siempre sostuvo la invulnerabilidad de mi destino)

VI

Recorra el único camino.
Todo es incierto menos el futuro,
las runas se dispondrán
ensayando círculos en el horizonte.

VII

Desoiga al firmamento.
Saque los precintos a sus voces…
(dejo que las rosas se deshojen con el viento)

VIII

Su carne transmutará a otros espacios.
Reid le dará la fuerza.

IX

No tema, vencerá al amor.
Luego podrá guardarlo
Junto con los demás trofeos.

X

(a veces, es peligroso jugar a Pitonisa)

1 comentario:

  1. Los poemas de Marina
    C. Kohon semejan a pequeñas gotas que estallan en plenitud de sentido. Lo que pondero en estas líneas: el lobro de la condensación que exige un manejo de la forma para forjar la materia de la misma poesía.
    (Martín Alvarenga)

    ResponderEliminar