;

Seguidores de la Revista

lunes, 5 de abril de 2010

Marilen zweifel, Buenos Aires, Argentina


.
.
.
.
.
.
.
.
MERODÉAME


Merodéame en las lunas
de mis nalgas.

Merodea, merodea,
rodéame... Me rodea.

Merodéame en las ventanas
de mis ojos.

Merodea, merodea,
rodéame... Me rodea.

Merodéame en el sacramento
de mis labios.

Merodea, merodea,
rodéame... Me rodea.

Merodéame en la cascada
de mi melena.

merodea, merodea,
rodéame... Me rodea.

Merodéame por el tallo
de mis piernas.

Merodea, merodea
rodéame...Me rodea.
.
Merodea merodeador
por mis ramas
por mi fruto
por mi flor.

Merodé ame

rodé ame

de hiedra

rodé ame.

2 comentarios:

  1. Que puedo decirte, volver a leerte.. después de mi ausencia es estupendo... me quedo como siempre por tu espacio..

    Un gusto disfrutar de tus letras.

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  2. y después del terremoto en Chile es un placer volver a leer tus comentarios estimado Adolfo.

    Besos, Rocío

    ResponderEliminar