;

Seguidores de la Revista

viernes, 5 de febrero de 2010

José Pejó Vernis, Torrejón del Rey (Guadalajara), España



.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
A ROCÍO L’AMAR


Hospedo entre mis asmas el suspense
de un hallazgo común: la poesía con ojos hacia adentro.
Extraigo la sinopsis de una foto antigua,
y el gris en la primera misa del verbo va sin adjetivar.
Tengo huesos carentes de nariz,
y percibo el asombro de la mano
cuando acaricia la fertilidad,
mientras tiembla la carne igual que una campana hecha de bronce.
El mar, la mar, se hunde en el rocío,
como una lágrima,
el poema, en su grito,
y el verso, que germina en los glaciares
los nidos de gaviota con sus sílabas,
coge las alas
y asoma de agua sal entre los dedos de Rocío L’Amar.

4 comentarios:

  1. ENHORABUENA AL POETA Y A LA MUSA A QUIEN VA DIRIGIDA.

    UN ABRAZO. Montserrat

    ResponderEliminar
  2. Por mi ausencia me disculpo.. ya regreso para poder leerte como de costumbre..

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que disfrutes el fin de semana...

    Pd:Lo siento por mi ausencia..

    ResponderEliminar
  3. tus ausencias son mis ausencias Adolfo...

    ResponderEliminar